Enfermedades fúngicas de los cereales

Perante o fusarium, procure uma proteção preventiva.
Plants
Enfermedades fúngicas de los cereales
2024-06-17
Plantas

Micotoxinas y fusarium.

 

Frente a la fusariosis, apueste por la protección preventiva.

La calidad sanitaria de los cereales puede verse seriamente afectada por los hongos Fusarium y Microdochium, responsables de la fusariosis. Esta enfermedad fúngica, que provoca la aparición de micotoxinas, debe vigilarse muy de cerca, sobre todo si la situación es de riesgo. Hay formas de protegerse.

 

Fusarium y Microdochium, heredadas de cultivos anteriores.

El Fusarium es una de las enfermedades más perjudiciales para la salud de los cereales. Provocan la aparición de micotoxinas como el DeOxyNivalenol (DON). Tóxicas para el consumo humano y animal, pueden provocar la descalificación del grano si se superan los umbrales de tolerancia. Diversas especies de hongos de los géneros Fusarium y Microdochium son responsables de los ataques de Fusarium (tizón de la espiga). Las cepas presentes pueden ser heredadas de cultivos anteriores como el maíz o el sorgo, que son vectores de la enfermedad.

 

Protección preventiva cuando existe un riesgo demostrado.

La vigilancia de la dinámica de la enfermedad permite seguir el nivel de presión y limitar los daños en los cereales. Hay que estar especialmente atento en las situaciones de riesgo, como después de un periodo de lluvias, cuando se siembra directamente o cuando se utilizan variedades sensibles a la enfermedad. Durante la fase de floración-espigado, si la humedad es del 100% durante un periodo de 48 horas, es necesario intervenir. Una vez que los síntomas son visibles (espiguillas escaldadas, halo negro, oscurecimiento del cuello de la espiga), ya es demasiado tarde.

 

Protioconazol y Tebuconazol, una respuesta eficaz.

La eficacia del programa herbicida depende de la naturaleza del hongo responsable. En el caso de Fusarium spp, el tratamiento debe aplicarse cuando aparecen los primeros estambres. En el caso de Microdochium spp, también se recomienda la aplicación en la fase de floración, pero debe prestarse mayor atención al riesgo de resistencia. Las especialidades a base de triazoles, como el tebuconazol o protioconazol (Trunfo Max, Melvar), son una solución eficaz para controlar el hongo principal, Fusarium graminearum.

 

Riesgo de Fusarium Consejos para una buena gestión de la enfermedad. Antes de la siembra: realizar labores apropiadas para evitar la presencia de Fusarium, como eliminar o enterrar restos de la cosecha anterior En la siembra: elegir la variedad en función de su sensibilidad Si las condiciones lo requieren: Utilizar una protección fungicida adecuada, y así evitar la presencia de micotoxinas en la cosecha Para tratamientos fungicidas: triazoles, una opción técnica y económica equilibrada. Ejemplo:  Protioconazol